Los países emergentes impulsarán el crecimiento económico en 2020

Comercio Exterior | 23/01/2020

A la espera de conocer los datos definitivos, se estima que 2019 ha sido el peor año para la economía mundial desde la crisis, con un crecimiento global que rondaría el 3%. Sin embargo, según las previsiones de Afi, y en línea con las del FMI, la economía mundial podría registrar una moderada aceleración en 2020, hasta un ritmo del 3,3%, que tendrá continuidad en 2021 (+3,5%).

Los riesgos a la baja vienen marcados por los siguientes factores: el potencial recrudecimiento de las tensiones geopolíticas entre EEUU e Irán podrían recrudecerse, las tensiones comerciales entre EEUU y China—además de la UE— podrían agriarse de nuevo en medio de una larga campaña electoral en EEUU y el malestar social podría aumentar.

Los países emergentes impulsarán el crecimiento mundial (sobre todo por la estabilización de algunas de las economías que más han sufrido), si bien las divergencias entre áreas y países seguirán manteniéndose. La región de América Latina seguirá siendo una de las regiones más débiles a pesar de la mejora de las tasas de crecimiento, destacando el caso de Brasil. En la región asiática, China podría volver a crecer a tasas inferiores a este país pues, a pesar de los estímulos y de que la incertidumbre comercial pueda remitir, las dinámicas estructurales de la economía y el incremento de aranceles sufrido seguirá pesando sobre la economía.  

Por su parte, en Europa Emergente, cabe esperar una recuperación de actividad. Turquía recuperará tasas de crecimiento positivas tras las tensiones sufridas entre 2018 y 2019, mientras que Rusia, impulsado por la relajación de las condiciones financieras, podría registrar una aceleración del crecimiento.